Ventajas de vivir en un cuarto piso.

martes, junio 22, 2010


DoSeroSeis
[fragmento...]

La vez que te marchaste llevaba cerca de una semana sin dormir. Las ideas que por entonces rondaban mi cabeza no me dejaban descansar el alma. Andaba toda la noche caminando de un lado al otro de la casa, iba a la cocina, caminaba por el pasillo, tomaba asiento un momento en el sofá, salía al balcón a fumar un cigarro y seguía dando vueltas, así me daban las cuatro de la mañana sin cerrar los ojos.

[...] no pude reconocerte aquella noche cuando me asomé a las escaleras después de escuchar un ruido, te vi dar vuelta en el último tramo antes de llegar a la puerta, pero más te parecías a la vieja del doscientos seis, saliendo como todas las noches sin regresar hasta muy entrada la mañana, ya que sus hijos llevaban buen rato llorando por el hambre que les retorcía la inocencia.



- La Habana, Cuba. 2010 -


[Susana Harp - Llorona]